24 ene. 2012

Tots som Aula Gastronomica (2)

Hace unos días conversamos con Sònia Quintana y hoy os presentamos Arturo Gómez, de Barcelona. Él también es alumno de Aula Gastronómica y nos descubre algunos de sus secretos (culinarios, claro).
El último curso que hice en Aula Gastronómica fue… el taller de setas.

Aprendí…a elaborar diversos platos con setas. El mayor descubrimiento fue el choque térmico de cremoso de boniato con reducción de oporto y setas salteadas. Lo hice para Navidad servido en unas copas de Martini con una jarrita con el oporto y una bandejita con los trocitos de setas. ¡Todo un éxito!

En casa, lo he provado…Por supuesto. Si no, no tiene sentido asistir a las clases.

De la clase recuerdo que...
Me pareció muy curioso descubrir que lo que nos comemos de las setas es su órgano reproductor, pero que el bicho en si son los micelios. Como unas raíces que van bajo tierra y que solo sale la seta cuando dos raíces se encuentran y son compatibles.

Conocí Aula Gastronómica por…
Mi jefa. Había hecho un par de cursos. Imagino que la mejor publicidad de este tipo de cursos es el boca-a-boca.

En casa, cocina…
Siempre cocino yo. Plato estrella… uf… tengo muchos, a ver, cuando vienen invitados mi plato estrella son las esferificaciones de oliva, las hamburguesas de manzana y salmón, los canelones de cefalópodos y salmón ahumado, el coulant y la macedonia texturizada, entre otros.

El consejo que daría a las personas que ahora empiezan a interesarse por el mundo de la cocina es…
Primero: que si empiezan a hacer cursos es muy importante saber elegir bien el profesor. Si te toca uno que no te gusta, cambiar y no desanimarse, porque no con todos has de tener química. Yo he hecho muchos cursos y me han tocado profesores muy diferentes y siempre te encuentras compañeros a quien les encanta un profesor determinado y otros que lo detestan. Para gustos, los colores. También es importante rodearse de gente que le guste la cocina y que sepa apreciar lo que cocinas. Además, siempre te pueden dar ideas y te motivarán para que hagas más cenas y para que empieces a crear tus propios platos. Por último: viene muy bien apuntarse en una libreta los diferentes trucos que te van enseñando en clase, por ejemplo, que antes de echar a hervir la verdura hay que poner sal al agua para que la clorofila no se disperse, o que la sopa se comienza con agua fría. Así, estos trucos no se perderán entre las diferentes recetas y los tendrás siempre frescos en tu cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario